Saltar al contenido principal

Cortijo. Lora del Rio

El Cortijo se ubica en una loma entre campos de naranjos y colinas de pastos. A medias de estos paisajes, la edificación se organiza en torno a un patio de labores, donde los antiguos usos agrícolas se transforman en un conjunto residencial y de ocio

El Cortijo, ubicado en una zona catalogada de interés Paisajístico, forma parte de una finca de explotación agraria. La construcción se ubica en un montículo desde el que se divisa toda la finca: al sur la zona extensiva de naranjos y al norte una topografía más irregular donde se encuentran los cultivos de secano y pastos.

El cortijo está formado por la vivienda original, a la que se adosó una segunda construcción y una nave anexa. El conjunto se dispone formando un patio en el centro.El estado original de la zona residencial se encontraba muy deteriorado, con forjados en mal estado y vigas desprendidas. La nave anexa se utilizaba como almacenamiento y por tanto tampoco se encontraba en un adecuado estado de conservación.

El proyecto propone mantener la estructura de  crujías originales, eliminando los elementos secundarios que fueron añadidos con el paso del tiempo. La nave se cierra en su perímetro para abrirse intencionadamente al sur con un ventanal en continuidad con una terraza mirador que se abre al paisaje de naranjos.